El Coronavirus está salvando los blogs

El Coronavirus está salvando los blogs

¿Puede la pandemia global dar lugar una nueva época dorada de los blogs? ¿El miedo al contagio nos  ha llevado a dejarnos seducir por las curvas de la letra impresa en lugar de quedarnos pasmados ante la imagen del último desayuno detox de la última influencer poligonera? ¿El miedo a los cambios inevitables que se nos avecinan nos está haciendo más reflexivos y buscar el sentido de la vida más allá de los cantos de sirena de instagram?

Es pronto para responder a estas preguntas, pero Google, ese aliado nuestro de cada día, podría estar anticipando ciertos cambios en el consumo de contenidos online que, particularmente, me hacen reconciliarme con el ser humano.

Quizás sea precipitado, incluso imprudente, provocador o frívolo. Pero creo firmemente que la letra impresa acabará ganando la partida a la inmediatez y superficialidad de la imagen. Más sugerente, pero también más indigesta y con peores efectos secundarios. Lo hará en una carrera de larga distancia en la que sufrirá todo tipo de imágenes, pero acabará haciéndolo. Y Google Trends apunta en ese sentido, o al menos mi yo ingenuo y optimista por naturaleza así lo percibe.

El Coronavirus está salvando los blogs

Google Trends

No pretendo frivolizar, pero los datos son claros: la pandemia está llevando a los blogs a florecer de nuevo tras años de perder puestos en el ranking de las preferencias de los internautas. Y  ante una crisis sanitaria como la que sufrimos y económica como la que se nos viene encima cualquier buena noticia en este sentido se convierte en un rayo de esperanza para un futuro que se antoja, como mínimo, incierto.

El confinamiento al que estamos sometidos desde hace ya un mes parece habernos llevado a retomar viejos hábitos que habíamos abandonado desde que el vídeo y la imagen se convirtiesen en la norma en las redes sociales.

El consumo compulsivo de contenidos efímeros en los últimos años parecía haber desterrado a la noble práctica de comunicar con palabras. El furor de las nuevas generaciones por los memes, los gifs y por lucir palmito en fotos y vídeos  parecían haber desterrado a los contenidos escritos. Poco atractivos para los más jóvenes y que encajaban mal en un tiempo de consumo compulsivo y tiempo escaso.

Más ebooks

Pero los augures del final de la letra ya sea impresa o pixelada no contaban con una terrorífica pandemia que sometería a media población mundial a un confinamiento radical condenándonos a tener más tiempo en qué pensar que nunca. ¿Y en qué hemos invertido tanto tiempo libre? Entre otros asuntos, en leer.

El consumo de contenidos escritos se ha disparado con la pandemia. No solo los medios de comunicación digitales se han beneficiado, también lo han hecho las ventas de libros electrónicos. En las últimas semanas su consumo se ha disparado un 50% según los datos de los distribuidores.

Un rápido vistazo a las últimas tendencias en cuanto a consultas en Google confirman una hipótesis tan radical como la de que estamos volviendo nuestros ojos a la blogosfera. El término de búsqueda “blog” se ha convertido en tendencia hasta el punto de elevar las bitácoras a una posición de preeminencia que no tenían desde hace tres años. Desde la primavera de 2017 el término blog no recibía tantas búsquedas en Google como en la segunda quincena de marzo y el arranque de abril de 2020.

El Coronavirus está salvando los blogs

Blogs educativos

Pero como todo en la vida, en los detalles está la diferencia. Y más si cabe cuando hablamos de analíticas digitales. Buena parte de las búsquedas relacionadas con blogs están vinculadas a indagaciones ligadas a la educación. Con la educación de los más pequeños para ser precisos. El confinamiento de las familias y la interrupción de las clases han llevado a muchos padres a buscar en la red recursos educativos de todo tipo.

Un blog de ‘mates’

Pero detrás de lo que podríamos considerar anecdótico se encuentran sorprendentes hallazgos que nos revelan la importancia que las tecnologías de la información y la comunicación van a tener a partir de ahora en la enseñanza en todos sus niveles. Una de las bitácoras más visitadas en las últimas semanas por decenas de miles de padres, madres y niños de toda España es la de Innovamat, una startup catalana que desarrolla proyectos tecnológicos vinculados a la enseñanza de las matemáticas y que pretende cambiar el paradigma de aprendizaje de esta materia para hacerla más atractiva para los escolares.

 

Miles de visitas

Aunque la empresa tecnológica ya trabajaba con varios centros educativos catalanes ha encontrado en la pandemia y el confinamiento un campo de pruebas ideal para poner a prueba su metodología y los programas creados por sus desarrolladores y diseñadores para enseñar álgebra y cálculo. Y sin duda la respuesta de los usuarios ha sido abrumadora: es todo un éxito.

El portal de innovamat ha pasado de no tener prácticamente visitas a finales de febrero a superar un mes después las 95.200 con una tasa de rebote inferior al 22 por ciento y un promedio de cuatro páginas vistas por sesión. Todo un logro para una web vinculada a la educación y en una materia tan poco atractiva, a priori,  para los niños como las matemáticas.

Que un blog sobre mates haya disparado sus visitas en medio de la tragedia humana que vivimos nos congratula con el oficio de enseñar y el de escribir. El de aprender y el de leer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *