La formación online, la gran beneficiada del confinamiento

Formación online

Cuando hace unos años plataformas como Google o Domestika comenzaron a apostar por el modelo de aprendizaje online con ofertas muy competitivas o incluso gratuitas muchos consideraron que el modelo no iba a prosperar.

Los escépticos y los cuñados de turno consideraron esta oferta demasiado adelantada a su tiempo. A su juicio, la formación online estaba todavía en pañales y, lo que era peor, una oferta gratuita no calaría en una sociedad acostumbrada a pasar por caja para saciar su afán de titulitis.

Google Digital Garage
Google Trends refleja cómo se han disparado las búsquedas de la plataforma de formación de Google.

La enseñanza online estaba dando sus primeros pasos y la costumbre de considerar el modelo de enseñanza de pago como el único que ofrece garantías y certificaciones acreditadas llevaba a muchos a considerar que el sistema no dudaría mucho manteniéndose de modo gratuito.

Pandemia, confinamiento y cambio de hábitos

Pero entonces nadie se imaginaba que una pandemia nos obligaría a encerrarnos en casa y tratar de reinventarnos acelerando indirectamente el proceso de digitalización de la economía y de los modelos de enseñanza online.

Como se puede ver en las imágenes, sólo hay que poner el nombre de alguna de estas plataformas en Google Trends para comprobar el espectacular crecimiento de consultas registradas desde el inicio del confinamiento.

Un antes y un después en la formación

Pero lo más trascendente no es sólo el éxito de la fórmula, sino las consecuencias que tendrá en la formación el rápido cambio de hábitos provocado por el confinamiento y el distanciamiento convertido en norma en las relaciones sociales.

Muchas instituciones académicas tradicionales se verán abocadas a adelantar sus planes para sacar adelante la formación oline en buena parte de su oferta académica si quieren competir. Y aunque lo consigan, lo harán en desigualdad de condiciones ya que las plataformas de aprendizaje online nativas les llevan muchos años de ventaja.

La crisis sanitaria ha provocado que universidades y centros de formación tradicionales estén buscando alianzas con empresas tecnológicas para ofrecer sus cursos y que aquellas que ya los ofrecían multipliquen su oferta. Y es que la avalancha de interesados en destinar el confinamiento a tratar de mejorar su formación y capacitación en áreas como el marketing digital, el posicionamiento web o el desarrollo de todo tipo de habilidades digitales tiene visos de continuar.

La formación online está en auge.
La formación online está en auge.

Empecemos por Google

La multinacional estadounidense mantiene en la red dos plataformas de formación online con características muy similares tanto en la oferta como en el carácter gratuito del grueso de los cursos de formación: Google Digital Garage y Google Activate.

Google Digital Garage es la plataforma de aprendizaje en línea de habilidades digitales que el gigante californiano pone a disposición de todo el mundo. Un área de negocio de la compañía que viene a confirmar que Google siempre gana aunque lo haga ofertando cursos gratuitos como lo son la mayoría de los que acoge esta plataforma.

El interesado solo tiene que vincular -como no- su cuenta de Google a Google Digital Garage y recibirá un listado de todas las actividades formativas que ofrece y que permiten al usuario una formación personalizada y a su ritmo.

Desarrollo profesional, datos y marketing digital

La oferta se agrupa en tres grandes áreas: desarrollo profesional, datos y tecnología y marketing digital. En los últimos meses e impulsada por los rigores de la pandemia y el interés de millones de personas, Google ha incrementado su oferta hasta alcanzar los 125 cursos actualmente operativos en colaboración con universidades de todo el mundo, desde australianas hasta finlandesas o alemanas y, por supuesto, estadounidenses.

La compañía da al interesado la posibilidad de ajustar y personalizar el ritmo de aprendizaje en cursos que van desde las dos horas en habilidades básicas vinculadas a la digitalización a otros que superan las 750 horas lectivas y que permiten al interesado obtener una certificación de Google como especialista en desarrollo front-end con el que diseñar interfaces o animaciones web.

Este modelo formativo es ideal para responsables y dueños de pequeñas empresas y autónomos, para los que la organización del tiempo es fundamental y exigen que la formación pueda adaptarse a sus ritmos de trabajo.

La formación online permite adaptar los cursos a las posibilidades del alumno.

Google Activate

La compañía estadounidense mantiene en España una iniciativa muy similar a la anterior: Google Activate, que oferta cursos en su mayoría introductorios para un público masivo, con mayores carencias en habilidades digitales y menos preparado que los que están cursando la oferta de Digital Garage.

Es la plataforma ideal para aquellos que han decidido dar el salto al mundo digital pero sus conocimientos son muy limitados en áreas como posicionamiento web, publicidad online o comportamiento del consumidor, gestión de redes o principios básicos de programación.

El proceso para poder cursar estas materias es prácticamente el mismo y la iniciativa cuenta con el aval y apoyo como socios de numerosas instiuciones académicas españolas y el Gobierno de la Nación.

Domestika, gran triunfadora del confinamiento

La plataforma colaborativa de profesionales de las ramas creativas cuenta con más de un millón y medio de usuarios en todo el mundo. Domestika ha sido una de las grandes triunfadoras del confinamiento. Su oferta de iniciativas formativas online durante los últimos tres meses la han situado como una de las grandes referencias en la oferta de elearning para sobrellevar el confinamiento y ha disparado su conocimiento y aceptación en redes sociales.

Domestika
Domestika, una de las grandes triunfadoras del confinamiento.

A través de su iniciativa #QuédateEnCasa, Domestika no dudó en ofertar de modo gratuito infinidad de cursos en materias como el diseño gráfico, la fotografía, el tratamiento de imágenes o la creatividad publicitaria que ha tenido una espectacular acogida entre la población.

Webinars, hasta en la sopa

Pero si durante la pandemia ha habido un modelo de aprendizaje y de intercambio formativo y de conocimientos que se ha llevado la palma ese ha sido el webinar. Los seminarios y conferencias en tiempo real han sido una constante desde los primeros días del confinamiento.

Numerosas empresas han recurrido a este modelo para mejorar su imagen de marca y para mantener su estrategia de branding en una época en que era muy complicado seguir otras acciones para mantener en la mente de los clientes el nombre de una determinada firma comercial.

El bombardeo desde plataformas, redes sociales y webs de referencia ha sido constante y febril la actividad de infinidad de expertos y profesionales de distintas áreas que no han dudado en ofrecer clases magistrales desde sus casas para hacer más llevadero el confinamiento a millones de personas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *