Marketplace: un centro comercial virtual para tu negocio

Hace una semana hablábamos en este mismo blog de que la puesta en marcha de una tienda online ya no es una opción para un negocio. Es una una cuestión de supervivencia. Pero hay una alternativa al clásico ecommerce que está ganando enteros entre un sector de los negocios online de venta al público: los marketplace.

El confinamiento al que nos hemos visto obligados desde hace casi dos meses no sólo ha cerrado miles de negocios. También ha llevado que el distanciamiento social sea norma de obligado cumplimiento que se prolongará durante meses. Lo que limitará el funcionamiento normal del comercio tradicional.

El soporte de una multinacional… y sus algoritmos

Montar una tienda online para seguir operando es una opción para tratar de contrarrestrar el brutal descenso de ventas en los negocios tradicionales que se avecina. La otra es participar en un marketplace de la mano de gigantes de la venta online y la distribución como Amazon, Aliexpress o Google Shopping. O incluso promover la creación de un marketplace para que se integren en él otros negocios.

Ambos modelos de marketplace tienen la misma filosofía: una solución online que, a través de una web o una aplicación, pone en contacto a vendedores con potenciales compradores de un producto facilitando las transacciones a cambio de una comisión.

Una fórmula que hace furor entre los habituales de la venta online ya que permite comparar precios para un mismo producto sin salirse de la plataforma. Algo muy apreciado hoy en día en el comercio online ya que refuerza la satisfacción del comprador y mejora su experiencia de usuario impulsando su vínculo emocional con la marca.

Aquellos que prefieran no verse inmersos en la construcción de una web en la que alojar un ecommerce o, simplemente, quieran contar con las garantías que ofrecen gigantes del comercio online, el marketplace es su opción.

Visibilidad a cambio de una comisión

Los marketplace funcionan como un gran centro comercial virtual. La plataforma proporciona la infraestructura y el soporte y cobra por ello una comisión. El sobrecoste por intermediación puede oscilar entre el 7 y el 30 por ciento del valor de la venta. Todo dependerá de la visibilidad que el empresario quiera dar a sus productos en la plataforma de venta.

El porcentaje no es baladí. Y exige al empresario que opera con la plataforma hacer un exhaustivo estudio de coste-beneficio antes de decantarse por esta fórmula. La comisión reducirá el margen de ganancias algo que podría ser compensado por el aumento de las ventas. O no… Detalles que tienen que ser estudiados con detalle a la hora de contratar el servicio de marketplace.

Marketplace: un centro comercial virtual

Buyer persona

Además, los usuarios de las diferentes plataformas que operan bajo esta fórmula no son iguales. El cliente habitual de Amazon no es el mismo que el de Aliexpress. Ni el de de Google Shopping es el mismo que el de Ebay. O el de Zalando el mismo que el de El Corte Inglés. Por esta razón la empresa debe conocer perfectamente su buyer persona  ideal antes de decantarse por la enorme variedad de marketplace de renombre que ya operan en el mercado.

Los estudios sobre los clientes habituales de los marketplace en España apuntan a un comprador que reside en grandes zonas urbanas con una edad media de 40 años. Los que más se decantan por este modelo de compra online son los que tienen edades comprendidas entre los 46 y los 65 años (un 39% del total), seguidos por los que tienen entre 31 y 45 años (36 por ciento).

Los marketplace que ofrecen servicios vinculados al entremetimiento y la cultura son los que más aceptación tienen entre la población (engloba el 71% de las ventas). Les siguen los de viajes y estancias (68%) y tecnología (62%).

Marketplace: un centro comercial virtual

Gestión unificada y coherente en todos los canales

Una cuestión que no debe pasar por alto es la exigencia de mantener los mismos estándares de calidad y de servicio en todos los canales de venta, tanto online como offline. El comprador tiene que tener las mismas garantías independientemente de si adquiere un artículo en la tienda física, en la virtual de la web de la marca o en el marketplace.

Esto exige que las bases de datos y el catálogo de productos sea homogénea en todos los canales. Algo que se consigue con un buen software de gestión empresarial que contemple todos los procesos de venta. La gestión debe mantener unas garantías uniformes de calidad, cumplimiento de las condiciones de entrega y servicio postventa para que no haya desajustes que puedan minar la reputación del negocio.

Precio y logísticas, claves

Tener éxito en un marketplace exige mantenerse al tanto del mercado y comprobar constantemente la política de precios de la competencia. Las fichas de venta de cada producto deben ser lo más explícitas y atractivas posibles para el cliente. Además, el precio juega una baza fundamental para cerrar la transacción. Pero no sólo del precio dependerá el aumento de ventas.

Estamos en un mundo dominado por la inmediatez y por una enorme competitividad que tienen en el comercio online uno de sus principales exponentes. Por lo que cumplir con los compromisos de entrega se antoja una condición indispensable para tener éxito en el sector. Toda empresa que apueste por los canales digitales de venta, bien a través de un ecommerce tradicional o un marketplace, debe contar con una capacidad logística considerable que le permita cumplir con sus compromisos de entrega y calidad postventa.

Y a modo de conclusión, una lista con las ventajas y desventajas del modelo marketplace.

Marketplace: un centro comercial virtual

Ventajas del marketplace

  1. Contar con el soporte y la tecnología de multinacionales y grandes empresas que atraen a millones de clientes cada día. Tener un buen producto y a un precio competitivo y contar con un canal de venta de gran alcance respaldado por una tecnología puntera especializada en guiar al comprador en todo el proceso del buyer jorney es una garantía de éxito.
  2. Formar parte de un marketplace prestigioso otorga una enorme visibilidad a los negocios que incluyen sus productos en el catálogo de la plataforma. Pequeños negocios de barrio pueden mostrar sus productos en el mismo escaparate en el que operan grandes comercios y marcas consolidadas.
  3. La visibilidad otorga más reputación al negocio, sobre todo si es pequeño y sus productos son asequibles y su servicio postventa garantiza la satisfacción del usuario. Los  clientes pueden calificar la calidad del producto y la puntualidad de la entrega o recogida del mismo. Así que si un negocio se esfuerza por destacar en estas variables tendrá buenas puntuaciones y sureputación subirá como la espuma.
  4. El algoritmo que emplean estos grandes escaparates virtuales contribuirá al posiciónamiento orgánico dentro del marketplace y en los motores de búsqueda, con lo que se acaban matando varios pájaros de un tiro y consiguiendo la pieza más apreciada: incrementarventas.
  5. Menos inversión que una tienda online tradicional. El desembolso en marketing así como en mantenimiento de un ecommerce es superior al de tomar parte en un marketplace. La plataforma garantiza también la posibilidad de realizar los abonos en cualquier modalidad disponible y de emitir facturas que simplifiquen la gestión del negocio colaborador.
  6. El cliente tiene también muchas ventajas a la hora de optar por un marketplace.La comodidad es una de ellas. En la misma sesión de compras puede adquirir distintos productos de tiendas diferentes sin tener que visitar distintas webs y efectuar pagos sucesivos.

Desventajas del marketplace

  1. Las comisiones pueden llegar a alcanzar un 30%. Una cifra que muchos empresarios consideran excesiva. No obstante, una comisión tan onerosa puede llegar a ser más digerible según el momento por el que atraviese el negocio y para ciertas necesidades, como liberar el stock o realizar liquidaciones.
  2. El Marketplace no ingresa inmediatamente en la cuenta del comercio adscrito los ingresos por ventas. Aguarda un plazo que oscila entre 3 días y un mes para garantizar que el producto es del agrado del comprador antes de repercutir lo pagado en el comercio. De esa manera se garantiza que el cliente queda satisfecho y puede devolver el producto si éste no se ajusta a lo que demandaba o a lo que figuraba en la ficha del mismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *