El futuro y la digitalización

La transformación digital es imparable

Si tienes un pequeño negocio o eres autónomo llevas años escuchando hablar de la digitalización. Un proceso que desde hace tiempo martillea tu cabeza pero no sabes cómo afrontarlo. Conoces sus enormes ventajas para hacer más eficientes los procesos de gestión y producción o agilizar tu relación con clientes y proveedores. Pero te da miedo afrontar lo que consideras es un coste excesivo que difícilmente puedes asumir. Nada más lejos de la realidad.

El confinamiento, confirma los pros de la digitalización

El confinamiento al que se ha visto sometido nuestra sociedad en los últimos meses y la hibernación de buena parte de la economía, incluido tu negocio, te ha llevado de nuevo a replantearte la digitalización de tu empresa.

El impacto de las restricciones a la actividad económica decretadas por el Gobierno han sido menores en aquellas empresas que hicieron en su momento los deberes y habían afrontado ya algunas medidas como las que siguen:

  • La implantación de softwares informáticos en la nube que automatizan procesos ahorrando recursos en la gestión de tareas.
  • La puesta en marcha de planes de comunicación y marketing digitales para mantener una interacción más directa con los clientes.
  • La utilización de aplicaciones y programas de ciberseguridad que garanticen la salvaguarda de los datos ante fallos sistémicos o ataques externos.
  • El desarrollo de una tienda virtual que permita a los usuarios seguir adquiriendo productos pese al cierre físico de los negocios.

La implantación de éstas y otras tecnologías es fundamental para la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas en un entorno tan cambiante y furiosamente competitivo como el actual. No obstante es necesario cambiar la filosofía empresarial para adoptar con éxito éstas y otras medidas y apostar por una estrategia digital firme que garantice la viabilidad de tu negocio. Pero antes, definamos qué es la digitalización.

La digitalización agiliza procesos y abarata costes
La digitalización agiliza procesos.

¿Qué es la digitalización?

La transformación digital es la adopción de una nueva cultura empresarial basada en la implantación de tecnologías de la información y la comunicación que permiten generar gran cantidad de datos que ayudan a las empresas a ganar en eficiencia en la gestión de procesos y acciones y mejorar la comunicación con sus clientes y proveedores.

¿Qué ventajas tiene la transformación digital?

La transformación digital permite incrementar ingresos y reducir gastos así como mejorar la experiencia del cliente al conseguir personalizar la oferta de bienes y servicios gracias al aprovechamiento de datos generados en su interacción con la empresa por el consumidor, cada día más conectado e informado merced al uso de esas mismas nuevas tecnologías.

Además, el uso y aprovechamiento de datos permite anticiparnos a los cambios que experimenta el mercado y reducir el impacto negativo que puede tener una determinada tendencia en nuestro sector permitiendo una gestión estratégica de la toma de decisiones en la empresa mucho más eficaz.

La digitalización aumenta sensiblemente la motivación de la plantilla ya que la automatización de procesos que conlleva la transformación reduce la realización de tareas repetitivas por los empleados.

Pasos para implantar la digitalización

1. Auditoría

Toda estrategia empieza por un buen diagnóstico. Para ello es necesario tener muy en cuenta los recursos con los que cuenta la empresa para afrontar la transformación, el sector de actividad en el que nos  movemos y conocer bien las necesidades de nuestros clientes, que pasan a ser el centro del modelo de negocio en el proceso de transformación e implantación de tecnologías digitales.

No es lo mismo tener un pequeño restaurante de barrio que quiere impulsar sus ventas de comida a domicilio a través de un remozado portal web que una pequeña factoría industrial que vende tornillos a otras empresas. Nuestro mercado y nuestro cliente modelo son distintos en ambos casos y la digitalización debe incidir en factores diferentes.

En el caso del restaurante puede ser necesario cambiar el modelo de comunicación con los clientes para impulsar las ventas, mientras que en el caso de la fábrica la digitalización puede ir encaminada a abaratar los costes reduciendo las tareas administrativas mediatne el uso de un programa específico de gestión en la nube o reduciendo costes en el proceso de producción mediante la implantación de un programa de automatización de la producción fabril.

2. Ejecución del plan

El diseño e implementación de planes concretos para la transformación digital exige también conocer las habilidades y formación de la plantilla y si es o no posible la aplicación del plan sin ayuda externa que diseñe el plan definiendo los objetivos y trazando las etapas para alcanzarlos.

La ejecución de planes de comunicación digital para mejorar la relación de los clientes puede exigir el concurso de profesionales externos como Hugo Iglesias Komunicación Digital para impulsar las relaciones con el público objetivo a través de la gestión de contenidos en redes sociales o en la web de la empresa.

En el caso de la gestión de las ventas el mercado ofrece multitud de plataformas  CRM (constumer relationship management) que a través de la centralización de servicios en la nube a través del pago de una cuota mensual o anual facilita la gestión de datos de los usuarios y de las relaciones comerciales con ellos.

Para la gestión de estos programas es fundamental conocer las habilidades del personal y, de ser necesario, formarlos para sacar el máximo provecho de la tecnología. El retorno de la inversión realizada en la implantación de estos procesos justificará el esfuerzo inicial.

3. Monitorización de resultados

Para que el proceso de transformación digital alcance los objetivos previamente fijados es necesario monitorizar los resultados. El seguimiento de los resultados es fundamental para conocer si se está siguiendo el plan y, de ser necesario, implementar los cambios para cambiar el rumbo y cumplir las metas del plan.

Los objetivos establecidos previamente determinarán los KPIs que permitirán evaluar el cumplimiento del plan y que pueden estar relacionados con los siguientes factores:

  • Reducción de costes
  • Incremento de las ventas
  • Interacción directa con los clientes a través de redes sociales
  • Aumento del número de contactos de potenciales clientes del negocio
  • Conversión de los contactos en clientes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *