Pasos para crear tu tienda online

Pasos para crear una tienda online

Hace unos días hablábamos en este mismo blog que tener un negocio y no disponer de una página web que se convierta en el escaparate de la empresa al mundo es un suicidio. Da igual el sector de actividad,  el tamaño del negocio o que el producto o servicio que vendas sea el mejor.

Disponer de web corporativa es una condición indispensable para afianzar la comunicación con los clientes, mostrar tu oferta  y ampliar el mercado potencial. Una necesidad que se ha vuelto más evidente a medida que percibimos que las consecuencias de pandemia se prolongarán en el tiempo.

Otro modelo de consumo

Pues tras mostrar la trascendencia del escaparate toca abordar la importancia de contar con un buen mostrador en el que seguir atendiendo a los clientes y de las vitrinas donde mostrar el género. Hablamos del e-commerce.

El mundo va a cambiar. Y con él el modelo y los hábitos de consumo a los que estábamos acostumbrados. Las compras presenciales se limitarán a lo realmente indispensable y el comercio online disparará su peso en todos los sectores de actividad.

Frente al disntanciamiento, acorta distancias con la tienda online

De eso no hay duda. Al menos hasta que se encuentre una vacuna contra el Coronavirus. Aunque lo más probable es que los cambios que ha acelerado la pandemia hayan venido  para quedarse. Una vez asimiladas como costumbre y aferradas a nuestra conciencia por puro instinto de supervivencia, las desventajas de acudir a un lugar físico a adquirir un producto nos harán darnos cuenta de las enormes ventajas de hacerlo desde casa utilizando nuestro smartphone.

Las restrictivas medidas de distanciamiento social perdurarán durante meses. Las limitaciones a las aglomeraciones de personas llevarán a muchos negocios a limitar su aforo. Y tener que guardar cola para entrar desanimará a muchos a acudir a las tiendas, pero no a comprar.

Seguir comprando, pero de otra manera

Los expertos en marketing lo saben y cuentan con ello. De hecho, según un estudio de Good Rebels sobre el impacto del Covid-19 en el consumo la mitad de los expertos vaticinan que el mayor esfuerzo inversor de las empresas se focalizará en mejorar sus canales de venta online. Los e-commerce prevalecerán sobre las ventas físicas hasta como mínimo el mes de octubre.

Las empresas destinarán más dinero para mejorar sus páginas de e-commerce de sus sites, hacerlos más intuitivos para mejorar la experiencia del cliente y facilitar su compra. Amén de impulsar nuevos canales de distribución para llevar los productos a los domicilios de los consumidores.

Las ventajas, muchas

  • Un mercado universal. El comercio electrónico permite a las empresas tener la posibilidad de participar en un mercado global, operar sin límite de horarios y ser flexibles para adaptarse más rápidamente a cambios súbitos en el modelo de negocio, el sector de actividad o en la coyuntura económica.
  • Costes al mínimo. Teniendo en cuenta las ventajas que ofrece, la inversión necesaria para poner en marcha una tienda online es irrisoria. La reducción de los costes laborales asociados a las tiendas físicas o los generados por los stocks compensan con creces los del transporte y la distribución. Además, desaparecen los onerosos costes asociados a las campañas de marketing tradicional.
  • Segmentación. Las herramientas del marketing digital ayudan a segmentar el mercado y a obtener datos de los clientes que pueden ser reutilizados en posteriores campañas. Todo ello ayuda a personalizar la oferta a los consumidores potenciales, lo que aumenta la eficiencia de las campañas.
  • Comunicación más fluida. El mundo online no tiene por qué significar una barrera para mejorar la comunicación tradicional con el consumidor. De hecho el contacto con los clientes habituales del negocio físico pueden incluso incrementarse a través de las enormes posibilidades que nos ofrecen las nuevas plataformas de comunicación a través de las redes sociales o las videollamadas.
  • Pago cómodo y seguro. Pago a través de tarjeta de crédito, transferencia o mediante plataformas como paypal son métodos rápidos que ofrecen garantías para las dos partes.

Siete pasos a seguir para construir tu e-commerce

 

  1. Definir la estrategia a seguir para promocionar la tienda online.

Como en todo proyecto empresarial hay que fijarse unos objetivos, establecer una estrategia y diseñar un calendario de acciones para alcanzarlos. El objetivo principal de un e-commerce, claro está, es el de incrementar las ventas de la empresa y para ello hay que tener una estrategia de captación y fidelización de clientes, iniciativas de promoción, descuentos, etcétera. Medidas muy similares a las de el comercio tradicional  pero con las facilidades que ofrece la digitalización de la economía en cuanto a segmentación de mercado, mejora de los canales de comunicación y medición de resultados.

Un blog vinculado a la web corporativa en el que se publique información de interés para los usuarios y una presencia activa y creativa en las redes sociales ejecutada por un Community Manager permiten posicionar en el mercado online cualquier e-commerce a un precio económico y con grandes posibilidades de éxito.

  1. Hacerse con un dominio y contratar un servicio de hosting.

Este es un paso fundamental. La oferta de empresas que ofrecen servicios de hosting es amplia y variada y las hay malas y buenas. Encontrar una que ofrezca soporte las 24 horas del día a un precio razonable es fundamental. Raiola Networks, Tropical Server o Professional Hosting son algunos de los que mejor relación calidad precio ofrecen.

  1. Plataformas

Escoger una plataforma de e-commerce de garantías o dejar el trabajo en manos de profesionales. Hay profesionales vinculados al mundo del marketing digital que se ocupan de la creación y gestión de e-commerce. No obstante, cada vez son más los empresarios que optan por llevar ellos mismos la tienda online de su negocio. Presta Shop, WooCommerce, Shopify o Magento son, por este orden, las más sencillas de utilizar para aquellos que no están especializados con una plataforma de e-commerce.

  1. Crea y configura tu tienda.

Para convertir la tienda online  en una página atractiva para los clientes y que anime a comprar es necesario seleccionar una plantilla sencilla pero que llame la atención. El cliente debe encontrar fácilmente lo que busca y obtener toda la información que necesita antes de proceder a llenar su carrito y cerrar la operación. El catálogo de productos debe ser claro, las secciones bien estructuradas y las fichas de artículos no deben tener errores.  La idea es proporcionar al comprador una experiencia de compra satisfactoria y clara.

  1. Definir los métodos de pago y aspectos legales.

Cómo van a pagar nuestros clientes y cumplir a rajatabla con lo que establecen la normativa de protección de datos o la Ley de Comercio Electrónico son imprescindibles para poner en marcha la tienda online. La información debe estar a disposición del usuario en todo momento.

  1. Logística.

Disponer de un sistema de reparto eficaz y a buen precio es fundamental para la rentabilidad del negocio y que el grado de satisfacción de los clientes sea óptimo. En esta área de negocio hay que dirimir cuál va a ser la política de devoluciones, las clases de envío -rápido, convencional, etcétera- así como las empresas de transporte que se contratarán para agilizar el reparto de mercancía. La logística implica un coste que debe ser tenido en cuenta a la hora de fijar la política de precios.

  1. Medición de resultados.

Como todo negocio online que se precie la medición de resultados del comportamiento de la web y del éxito de las estrategias adoptadas es fundamental para evaluar si se están alcanzando los objetivos propuestos y amortizando la inversión. Las herramientas que la analítica digital pone a disposición del gestor del e-commerce permiten conocer el comportamiento de los usuarios desde que aterrizan en la web hasta que la abandonan. De esta manera puede implementar medidas de corrección para optimizar las estrategias que incrementen las ventas. La analítica web ofrece información sobre el tiempo de permanencia de los visitantes; las fichas de producto más consultadas; las páginas de salida del e-commerce; el porcentaje de abandonos del carrito; etcétera.

Estas son, a grades rasgos, algunas de las líneas prioritarias para poner en marcha una tienda online. Una opción que muchos pequeños negocios tendrán que asumir si quieren ser viables en la era postconfinamiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *